Menos «black» y más «green»

Por 25/11/2019Moda

Lleva siendo tradición (importada) desde hace siete años en nuestro país y, a día de hoy, parece que hasta la más diminuta tienda de barrio se haya sumado a este evento de shopping pre-navideño masivo. Y es que por lo visto, si no lo haces, no molas. Sí, estamos hablando del ultraconocido Black Friday. O llámese ese período de suculentas rebajas en el que miles de cartelitos y luces destellantes nos tientan a comprar productos que, muchas veces, ni tan siquiera necesitamos. A escasos días de llegar al “día D”, los titulares ya apuntan a que más del 60% de los/as españoles/as gastarán entre 100 y 300 euros en estas fechas, sobretodo en moda, según un estudio de Privalia.

Es por ello que las marcas más concienciadas con el medio ambiente se están apuntando a promover modelos de consumo más eco-friendly como el llamado Green Friday, centrado en lo local y en quienes se preocupan por hacer moda sin comprometer el bienestar del planeta. Pero antes de explicar esto, hay que conocer brevemente cómo empezó el “monstruo”.

Fuente: Unsplash

El origen de todo

Como con muchos neologismos ingleses, para conocer el origen del Black Friday hemos de poner la mirada hacia EEUU. Y el de este término es cuando menos, curioso. Una de las teorías dice que el nombre proviene a raíz del colapso circulatorio que se produjo en 1966 en Filadelfia la jornada después del Día de Acción de Gracias, cuando todas las familias regresaban a sus casas. Otra hipótesis se remonta en 1869, cuando dos especuladores de Wall Street no pudieron salvar los números y cayeron en picado, llamándose ese día “viernes negro”.

Sin embargo, no fue hasta los años 80 que el concepto se comenzó a relacionar con lo comercial, concretamente con el hecho de que tras las compras del Día de Acción de Gracias, el cuarto jueves de noviembre, las tiendas pasaban de tener pérdidas (números rojos) a tener ganancias (recuperando los números negros).

En España la celebración del Black Friday como tal se incorporó en 2012.  En parte, vino impulsada a raíz de las campañas que hicieron grandes compañías como Amazon, por lo tanto, desde el mundo online. Por esto también se derivaron de ahí otras ideas como el ya muy conocido como Cyber Monday, o día de los descuentos únicamente online. Y con todo ello nosotros/as nos preguntamos … ¿está ya muy sobreexplotado el concepto del Black Friday?

Fuente: Unsplash

 

Hacia un viernes más verde

Como respuesta al exceso de consumo que conlleva esta señalada fecha, distintas marcas han alzado la voz y se han sumado al que se denomina Green Friday: hacer que ese viernes sea menos “black”, y más “green” para el planeta. Esta es una iniciativa que la impulsó la Comisión Europea con las organizaciones ECODES, WWF y Ecoserveis para hacer dar cuenta a la población que se pueden aprovechar los descuentos siendo más responsables y sostenibles.  En nuestro país, cabe destacar que fue impulsada por María Negro de El Hervidero de Ideas en 2016, una agencia de comunicación y eventos ligada a lo eco-friendly, que consiguió viralizar la propuesta a través de redes sociales.

 

Fuente: Instagram de Green Forest Wear

 

Algunas marcas que ya piensan “green”

Las dos marcas de las que os hablamos son originarias de nuestro país y, desde el inicio, su filosofía ya ha sido siempre enfocada al bienestar del planeta. Una de ellas es Green Forest Wear, nacida en Madrid, que reivindica una compra meditada, no compulsiva, reduciendo así también la producción masiva. Lo que proponen es la campaña de reforestación #YoTambiénMePlanto, una iniciativa que pretende mostrar su rechazo al Black Friday, cerrando su plataforma y cambiando la bajada de precios de sus productos por la planta de árboles.  Por cada inscripción en su campaña, plantarán un árbol en el Colegio San Agustín Los Negrales (Guadarrama). De esta forma, quieren contrarrestar los efectos nocivos del CO2 que se emitirá mundialmente a raíz de las compras durante estas fechas. Una genial forma de ser menos “black”, y más “green”.

La otra marca que queremos destacar es Fauna y flora, una firma de joyas hechas a mano e inspiradas por la naturaleza, que también se sumó al Green Friday. Con su gesto, promueven el apoyo a pequeñas marcas locales que usan procesos productivos responsables, y al talento de pequeños/as emprendedores/as que apuestan por el consumo más sostenible con el planeta.

Como miembros del sector, resulta inspirador conocer que se están poniendo en marcha alternativas para contrarrestar los efectos de un período en el que quizás nos preocupamos más por encontrar esa prenda de ropa que vimos por Internet, y no tanto por si el día de mañana habrá los recursos suficientes para que dicha prenda pueda existir en el escaparate.

Deja una respuesta