Desde hace ya unos años, se viene escuchando que la moda rápida está llegando a su fin. Con ella, el tipo de consumo en el que se basan las marcas de la industria de la moda, buscando constantemente el precio más bajo y comprando de manera impulsiva solo por ser tendencia.

Tanto el cambio climático como la pandemia han sido dos factores clave que han precipitado un cambio de mentalidad en la sociedad. Sin embargo, no se trata de un proceso especialmente rápido.  Aún existe otra realidad paralela. Siguen existiendo marcas ultrabaratas como Shein que están transformando el modelo low cost y no permiten este cambio de paradigma. Por este motivo, aunque parezca que avanzamos hacia una moda más sostenible,no estamos tan cerca de esa realidad.  Mientras estas marcas dedicadas al fast-fashion no desaparezcan o no se adapten a las circunstancias, todas las acciones tomadas con este objetivo serán en vano. Sin embargo, algunas de las grandes marcas ya están aportando su granito de arena. 

 

Como bien apunta Álex Penadés, Global Brand Director en la empresa de innovación Jeanologia: “Durante las últimas décadas, el fast fashion nos ha educado en el gusto por la moda, pero creo que es necesario abandonar la adicción a las compras compulsivas y al derroche que esto ha generado”. Y es totalmente cierto. 

A día de hoy, todas las conversaciones de moda derivan en la sostenibilidad y llegan a la conclusión de que las grandes marcas son las que deben guiar el camino. En cambio, en lo que se refiere a la moda rápida, el lujo no se tiene tanto en cuenta, ya que por defecto cuentan con tiempos más espaciados. Cuando decimos grandes marcas, en este caso nos referimos al Grupo Inditex, Tendam, Mango y H&M entre otras. 

 

En septiembre de 2021, se lanzaba Origins, la nueva línea de Zara.

 

Esta colección contaba con más de 200 piezas, las cuales han tardado dos años en diseñarse. 

Rosella López, consultora de firmas de moda y lujo establecida en Nueva York y ex-vicepresidenta de la firma Cushnie apunta que  Zara siempre ha sido una firma con prendas básicas, pero con este nuevo modelo de negocio está apostando más por este tipo de piezas y, con ello, atraer a un nuevo perfil de cliente que  probablemente no les estaba llegando antes. 

 

Fuente: Telva (2021)

 

Unos días más tarde, llegó Mango con Alter Made.

 

Su apuesta por el consumo consciente. Este cambio se anunció como la nueva firma dentro del propio grupo. Se trata de un proyecto desligado a la marca Mango que surge con la finalidad de crear colecciones atemporales y de calidad además de duraderas para aquellas clientas que quieren  consumir moda sostenible. 

 

Fuente: El País (2021)

«Para que las grandes empresas se unieran a esta causa, la sostenibilidad tenía que convirtiese en tema de interés. «

 

Pero las que realmente hacen que el consumo slow fashion funcione y salga adelante son las pequeñas marcas y por desgracia, no son a las que más importancia le dan los consumidores. Por este motivo, queremos dar a conocer tres marcas nuevas basadas en la sostenibilidad que además de caracterizarse por ser  Made in Spain,  son marcas respetuosas con el medio ambiente y perfectas para crear un fondo de armario de calidad.

 

BLUYINS

 

Marca madrileña de vaqueros sostenibles creada en 2020 que emplea las últimas tecnologías láser en su proceso de producción para confeccionar vaqueros cómodos, versátiles y atemporales mediante de tejidos reciclados.

 

MOTI

 

 Proyecto en el que Se rescatan tejidos de pedidos cancelados por otras marcas a causa del Covid dándoles una segunda vida. Su objetivo principal: reducir el impacto de los residuos que inundan el planeta, creando piezas con los retales bajo tres premisas: que sean útiles, lavables y bonitas.

Fuente: In Style (2021)

 

SOLET

 

Marca de bolsos y accesorios «Made in Spain» nacida en 2020 con el objetivo de crear artículos especiales, únicos y atemporales. Todas las piezas esondiseñadas por su fundadora y confeccionadas a mano en talleres pequeños de Madrid.

Fuente: In Style (2021)

«El slow fashion es tendencia y la moda ya no solo se trata de ir a la última, sino de ver lo que hay detrás de lo que vestimos».

 

Puedes leer los artículos en los que se ha basado esta noticia a continuación:

Lento adiós a la moda rápida. ¿Será 2022 el año del –verdadero– cambio?

Nuevas marcas de moda sostenible y «Made in Spain» que van a petarlo en 2021

Deja una respuesta