Para hablar del bolso hay que remontarse casi a los orígenes de la Humanidad. Y es que, aunque de muchas formas y con diversas utilidades, es una prenda que ha acompañado al ser humano desde tiempos remotos. Se puede decir casi con total seguridad que el bolso fue el primer complemento de moda creado por el ser humano, aunque el concepto de moda no estuviera muy desarrollado en aquellos tiempos. Un accesorio que, con el paso del tiempo, ha sufrido una evolución intensa, modificando su forma y usos, pero que siempre ha sido una fiel y útil compañía en nuestro día a día.

Probablemente, los primeros bolsos estuvieran hechos de los mismos tejidos que se usaban como vestimenta: pieles de animales o fibras vegetales, y, obviamente, sin mucha variedad de diseños.

El bolso puede presumir también de haber sobrevivido al siglo XX, cuando surgió el espíritu liberador de las mujeres que reclamaban derechos como el sufragio universal. El culmine de esta liberación lo representó la diseñadora Coco Chanel, que rompió con la incomodidad de la vestimenta femenina.


Fue la propia Chanel la encargada de diseñar, en los años 50, un bolso ligero, inspirado en los cojines de su apartamento, que recogía perfectamente este concepto de simplismo y elegancia. Se trata del conocido como 2/55, hecho con piel acolchada y usando cadenas a modo de asas que representaban modernidad. Un estilo de bolso que todavía sobrevive, sin quedarse atrás, a los constantes cambios en la moda.

«El bolso ha sido un complemento que ha gozado de gran protagonismo»

 

e importancia, convirtiéndose en un elemento altamente representativo de la moda y el estilo y siendo protagonista de importantes acontecimientos. Es destacable el caso de Grace Kelly, creadora involuntaria de un tipo de bolso que llevaría su apellido, el bolso “Kelly” de la casa francesa Hermes, tras publicarse unas fotografías en las que la actriz lo utilizaba para tapar su embarazo frente a los flashes de los fotógrafos.

El freelance #matchmoders Marc Estev con más de 20 años de experiencia en la creación y producción de bolsos nos ha contestado a esta entrevista.

¿De qué manera se puede valorar un bolso y hacerlo único?

Un bolso se puede poner en valor por su acertada selección de material, su innovador diseño, su cuidada fabricación, una proporción perfecta. Pero lo que realmente lo hace único es que se distinga del resto, que llame la atención, que aporte “algo” más, que sea distinto, lo que lo sitúa en un nivel superior, cuando lo llevas no necesitas nada más, te sientes seguro. Es el complemento perfecto.

Cada bolso tiene sus propios detalles ¿Cuales son las diferencias entre un bolso de desfile y los comerciales?

Los bolsos de desfile son el diseño llevado a su máxima expresión.

Creo que en los bolsos para desfiles el diseño suele primar sobre lo funcional. Las proporciones son más arriesgadas, prevalece el impacto visual sobre lo funcional, se exageran los detalles, se eligen materiales  vistosos, es un producto pensado para fotografiar, para impactar, es un producto para un solo día.

En los bolsos comerciales además de un buen diseño, que es fundamental, la parte funcional es muy importante.

Hay que tener en cuenta la comodidad, que los materiales sean duraderos, que las proporciones sean comerciales. También hay que valorar los costos de fabricación, los escandallos, el target de venta, entre otros.

Es un producto pensado para el día a día. 

¿Cuál es el proceso que hay que seguir para producir un bolso ?

Yo siempre parto de un diseño o boceto donde nos podemos hacer una buena idea de lo que queremos. (Para ello es importante que los bocetos aporten toda la información relevante) Lo primero que realizo es una maqueta en piel a tamaño real, con todos los detalles del prototipo. Aquí podemos ver todos los detalles del prototipo y realizar posibles modificaciones.

Más tarde haremos los patrones, luego se corta el bolso, se prepara, cose y  termina. Es un proceso puramente artesanal.

Al final tendremos un producto terminado listo para la fabricación es serie.

¿Cuánto de importante es la técnica con la que elaboras la creación de los bolsos?

Para mí la técnica es la parte más importante a la hora de materializar un proyecto. Es lo que nos permite transformar una idea en un producto.

Todo mi trabajo está basado en la técnica, incluso en el proceso creativo, me gusta mucho trabajar directamente sobre el material o desarrollando el patrón.

Conocer el comportamiento de los materiales y saber seleccionar el adecuado para cada bolso, manejar las múltiples técnicas de fabricación y acabado, y elegir la idónea para cada diseño, hacer una adecuada elección de fornituras, refuerzos, pinturas, etc. Esto es básico para crear con garantías un buen bolso.

 ¿Qué parte te gusta más en tu trabajo?

Quizá, la parte que más me gusta de mi trabajo,  es el desarrollo de productos nuevos. A través de entrevistas y reuniones con los clientes, investigando sus necesidades, sus gustos, empapándome de la marca, lograr crear desde cero un producto nuevo, único, novedoso, que sorprenda, que sea capaz de transmitir la esencia de la firma. Es todo un reto, y a mí me gustan los retos.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta